18 ene. 2013

Cerdo agridulce

Whole Kitchen en su Propuesta Salada para el mes de Enero nos invita a preparar un clásico de la cocina China: Cerdo agridulce

Volvemos a la carga con las propuestas del Círculo Whole Kitchen después del parón de Diciembre, este mes con un plato típico chino. Aunque es la primera vez que lo pongo en el blog, no es la primera vez que lo hago en casa, ya que es uno de los platos preferidos de mi chico y me ha tocado cocinarlo más de una vez.


Aunque en principio parezca un poco laborioso, no es difícil en absoluto, y el resultado queda buenísimo y nada que envidiarle al de los restaurantes chinos. 

Los ingredientes para preparar cerdo agridulce para dos personas son:

  • 300 gr de carne de cerdo (lomo o jamón fresco)
  • 1 cebolla mediana
  • 1/2 pimiento verde
  • 1/2 pimiento rojo
  • 2 rodajas de piña
  • Aceite 
  • Sal
  • Para el rebozado: 3 cucharadas de harina y 1 vaso de cerveza
  • Para la salsa agridulce: 2 cucharadas de salsa de soja, 4 de vinagre de arroz, 1 de kepchup, 6 de agua, 10 de azúcar, 1 y media de maicena y un vaso de agua

Empezamos preparando la salsa agridulce. En un cazo ponemos la salsa de soja, el vinagre, el kepchup, las 6 cucharadas de agua y el azúcar. Removemos bien para que se integre todo y el azúcar se disuelva.
Disolvemos la maicena en un vaso de agua hasta que no queden grumos. 
Ponemos el cazo anterior con los ingredientes al fuego, añadimos la maicena disuelta en agua, y removemos todo hasta que empiece a espesar y adquiera la consistencia deseada. 

Hacemos la masa del rebozado, mezclando la harina con la cerveza hasta que nos quede una masa homogénea y semilíquida.
Cortamos la carne de cerdo en trozos de bocado y los sumergimos en la masa de rebozado para que se impregnen bien todos los trozos.
En una sarten honda ponemos aceite a calentar, y cuando coja temperatura, freímos los trozos de cerdo hasta que doren. Sacamos del aceite y los ponemos en un plato con papel absorvente. Reservamos.

Para terminar, pelamos la cebolla y la cortamos en gajos, cortamos en trozos grandes (como de bocado) el pimiento verde y rojo y las rodajas de piña.
En una sartén amplia, o mejor en un wok si tenemos, ponemos un par de cucharadas de aceite y añadimos la cebolla y los pimientos, los salteamos a fuego fuerte hasta que vayan tomando color, sin parar de remover y con cuidado de que no se quemen. Añadimos la piña y seguidamente los trozos de cerdo rebozados y fritos, lo bañamos todo con la salsa agridulce, apartamos del fuego y servimos.




Podemos acompañar el plato con arroz hervido, en casa es como más nos gusta.

14 ene. 2013

Etiquetando tés

Si me preguntan cuantos litros de agua bebo al día, no sabría muy bien qué contestar. Porque agua así, sin más, he de decir que no tomo los dos litros que recomiendan los especialistas, pero si cuento todas las infusiones que tomo a lo largo del día, yo creo que hasta me paso!! No sé si a vosotr@s os pasa pero yo estoy enganchadísima a las infusiones de tés y demás hierbas y confieso que tengo un estante hasta arriba de botes, cajas y bolsas llenas de "hierbajos" para tomar. 

Como ya comenté en una ocasión me encanta guardar botes de cristal para darles una segunda vida, y uno de los usos que suelo darles es guardar las infusiones que suelo comprar a granel, y me funcionan estupendamente, porque mantienen muy bien los aromas y son muy prácticos. Lo único que faltaba para que además de práctico quedase bonito, era etiquetar los botecitos. Buscando en internet me encontré con la maravillosa Cathe Holden y sus maravillosos freebies. Con una hoja de papel de pegatina y una impresora así es como quedaron. 








Y vosotr@s ¿también sois un@s adict@s a las infusiones? ¿le dais una segunda oportunidad a vuestros botes de cristal?

10 ene. 2013

Caldo de jamón y verduras

Después de unas navidades llenas de canapés, marisco, cordero, postres de chocolate, polvorones, turrones y espumosos de todos los colores, mi estómago y mi paladar piden un poquito de tranquilidad. A si que hoy os cuento como preparar un caldo de jamón y verduras sencillo, para no complicarnos, y para que nuestro bolsillo no sufra más, que después de Reyes y con la cuesta de Enero no hay quien levante cabeza.

Los ingredientes para el caldo, bien sencillos:
  • 1 trozo de hueso de jamón, si tiene bastante carne mejor. Podéis usar el hueso del jamón que tengáis puesto en casa cuando se os termine y llevarlo a la carnicería para que os lo partan. También he visto que en muchos supermercados venden unos packs preparados para hacer caldo, con hueso y verduras varias, aunque nunca los he comprado y no sé que resultado tendrán.
  • 2 zahahorias
  • 1 cebolla
  • 1 puerro (la parte blanca)
  • 1 ramita de perejil
  • 1 chorrito de aceite de oliva
  • Agua 
Ponemos en una olla amplia todos los ingredientes: las zanahorias peladas y partidas en dos, la cebolla pelada, el puerro bien limpio y partido por la mitad, el hueso de jamón, el perejil y el chorrito de aceite de oliva.


Cubrimos todo bien de agua hasta el máximo de la capacidad de la olla que estemos utilizando, la ponemos a fuego fuerte hasta que empiece a hervir, y bajamos a temperatura media para que siga hirviendo pero no salpique. Lo dejamos así durante unas dos horas o tres, en las que el hueso y las verduras irán soltando toda la sustancia dejándonos un caldito muy rico para preparar una sopa, o como base para cualquier otro plato. También podemos usar la olla express, que se tarda menos y por tanto el gasto de gas/electricidad es menor y con una hora más o menos de cocción basta.

Una vez pasado el tiempo de cocción, apartamos del fuego y sacamos las verduras por un lado, el hueso por otro, y el caldo que dejaremos enfriar a temperatura ambiente.

Normalmente cuando preparo caldo, desecho las verduras y el hueso, pero cuando utilizo muchas verduras y el hueso de jamón tiene bastante carne adherida, de esta preparación de caldo de jamón y verduras me suelen salir tres platos bastante apañados añadiéndoles unos cuantos ingredientes sencillos:

Con el caldo de jamón, una vez enfriado, le quito la capa de grasa de la superficie, lo cuelo, y como me suele salir bastante cantidad, lo congelo en recipientes con tapa y con la capacidad suficiente para poder hacer un buen plato de sopa cuando lo descongele. 
Si el caldo sale bastante concentrado, otra idea sería congelarlo en las cubiteras de toda la vida, y para cualquier plato que queramos cocinar y darle sabor a jamoncito rico, añadirle un cubito de caldo.



- - - Con las verduras, añadiéndoles un par de patatas cocidas, podemos hacer un puré rico rico. Os aconsejo que lo probéis con un poquito de tomillo seco y un chorrito de aceite, ummmmmh!



Con el hueso de jamón, si tiene bastante magro podemos desmigarlo desechando el hueso, y añadirlo a una bechamel espesa para preparar unas deliciosas croquetas.











No diréis que no se sacan platos de un simple caldito, eh?. Un saludo y que el 2013 sea un buen año para tod@s.