22 oct. 2012

Sopa de cebolla con pan frito y parmesano rallado

En los días de lluvia como los que estamos teniendo últimamente, lo que apetece es comer caliente. Y para comer un plato que nos atempere el cuerpo tampoco es necesario tirarse horas con el puchero al fuego. Tenemos multitud de recetas que en menos de media hora nos dan como resultado guisos y sopas ricas que vienen estupendamente para los fríos otoñales. Como esta sopa de cebolla, sencilla, rápida y muy buena.


Para cocinar sopa de cebolla con pan frito y parmesano rallado para dos personas vamos a necesitar:
  • 1 cebolla hermosa
  • 500 ml de caldo vegetal
  • 1 cucharada de harina
  • 4 rebanadas de pan
  • Aceite de oliva virgen
  • Parmesano rallado al gusto

Pelamos la cebolla y la partimos en juliana fina. En una cazuela ponemos unas 4 cucharadas soperas de aceite de oliva, incorporamos la cebolla con un poco de sal y dejamos pochar a fuego medio-bajo durante unos 10 minutos. 
Transcurrido este tiempo, incorporamos la cucharada de harina, y removemos durante un minuto.
Incorporamos el caldo, removemos bien para que se disuelva la harina, y dejamos hervir unos 15 minutos a fuego medio.
Mientras, cortamos 4 rebanadas de pan de 1 o 2 cm de grosor y freímos en aceite. Reservamos sobre papel de cocina absorbente.
Cuando la sopa esté lista, la servimos en los platos, colocamos 2 rodajas de pan frito sobre la sopa y espolvoreamos parmesano por encima del pan. 

18 oct. 2012

Coq au vin

Whole Kitchen en su Propuesta Salada para el mes de Octubre nos invita a preparar un clásico francés "Coq au Vin".

Una de las razones principales por las que decidí unirme al Círculo fue la de poder cocinar recetas que de otro modo, seguramente, no llevaría a cabo. Y empiezo bien con mis propósitos, porque esta receta de Coq au vin, o mejor dicho de Poule au vin o Pollo al vino era desconocida para mí. Con las instrucciones de la receta que nos facilitaron, un poco de "pajareo" sobre el tema por la red, y las ganas de cocinar algo nuevo, me puse manos a la obra. La verdad es que he seguido la receta al pie de la letra, esta vez no he reinventado ni variado nada, solamente he dejado de lado las chalotas y he reducido la cantidad de cada ingrediente para adaptarlo a dos personas y esto es lo que salió:



Para preparar Coq au vin para dos personas vamos a necesitar:
  • 1 cebolla
  • 1 zanahoria
  • 1 ramita de apio
  • 3-4 lonchas de beicon
  • 1 diente de ajo
  • 2 muslos de pollo con contra 
  • 200 ml de vino tinto
  • 250 ml de caldo de pollo
  • 100 gr de champiñones
  • 4 cucharadas de harina
  • 1 cucharada de mantequilla
  • aceite de oliva virgen
  • sal, pimienta y tomillo

Para empezar, cogeremos una cazuela u olla lo bastante amplia para que nos quepa todo el pollo que vayamos a cocinar. En mi caso al utilizar dos muslos con contramuslo sin partir, utilicé una olla bastante amplia. En la olla ponemos 3 o 4 cucharadas de aceite, y añadimos la cebolla y el apio picados, la zanahoria cortada en rodajas de 1cm aproximadamente, y el bacon cortado en dados. Rehogamos unos 10 minutos a fuego medio, y sin dejar de remover otros 10 minutos a fuego fuerte. 

Añadimos el ajo picado lo más fino posible, removemos durante un minuto y retiramos todo bien escurrido a un bol.

Cogemos una bolsa de plástico o un bol con tapa, y echamos 2 o 3 cucharadas de harina, sal, pimienta y un poco de tomillo (opcional), mezclamos, y metemos los muslos de pollo (si no nos caben primero uno y luego el otro), cerramos (bien con un nudo para la bolsa, o con la tapa para el bol) y agitamos para que se impregne bien de harina toda la superficie de la carne.

En la olla que hemos utilizado anteriormente ponemos otro chorrito de aceite y cuando esté caliente doramos el pollo por ambos lados para que quede bien sellado. Reservamos el pollo en el bol con el resto de ingredientes ya cocinados. También echaremos los jugos que haya soltado el pollo.

Vertemos el vino en la misma olla y dejaremos que hierva durante unos 5 minutos hasta que reduzca un poco. Introduciremos el pollo acomodándolo bien en la olla, y el resto de ingredientes que tenemos reservados en el bol (verduras y jugos). Añadimos el caldo de  pollo y dejamos que se cocine todo a fuego lento durante unos 50 minutos.

Pasado este tiempo, volvemos a reservar el pollo y las verduras y beicon en el bol. Mezclamos la mantequilla con 1 cucharada de harina, hasta que se forme una pasta, que incorporaremos a la salsa que tenemos en la olla a fuego lento, removiendo constantemente, durante unos minutos hasta que la salsa espese.

Apagamos el fuego e introducimos de nuevo el pollo y las verduras y beicon en la olla junto con la salsa espesa. Reservamos.

En una sartén freimos los champiñones cortados en trozos, hasta que tomen color dorado. 

Servimos el pollo cubierto con la salsa y las verduras y acompañamos con los champiñones.

Aunque es una receta un poco laboriosa el resultado es espectacular. Recomiendo tener un buen pan a mano porque la salsa es todo un vicio, para chuparse los dedos (de echo, yo me los chupé repetidas veces con todo el descaro y la desfachatez).

10 oct. 2012

Imágenes que alimentan...

... o el como somos capaces de comer con los ojos más que con la boca. 

En el acto de comer está claro que aunque utilizamos nuestros cinco sentidos, los que más trabajo se llevan son el gusto y el olfato, aunque muy seguidos de cerca por la vista. Y es que cuando nos ponen un plato bien presentado es evidente que nos lo comemos mejor que si tiene un aspecto poco apetitoso. 

Y no sólo nos pasa con la comida, nos pasa con todo. El bonitismo ha llegado para quedarse, sino no tendría sentido que redes sociales como Instagram o Pinterest estén tan en boga. Una imagen vale más que mil palabras, y si es bonita, mucho más.

A si que he hecho una recopilación de 4 páginas en las que las imágenes bonitas de comida afloran por doquier; Seguramente existan más, pero me niego a engancharme porque los días siguen siendo de 24 horas y no dan para más. Aquí van:

Pinterest

Mi tablón de la noche de brujas en Pinterest

Qué os voy a contar de esta red social que no sepáis ya... Para quién no la conozca, se trata de una web en la que a modo de tablón virtual, aparecen imágenes y vídeos según diferentes temáticas enlazados a la página principal de origen, que tu puedes "repinear" a tus propios tablones creados por ti con tus propios temas de interés. Se trata de tener atesoradas las imágenes que más te gustan  (o las que te inspiran, te divierten, o te enseñan o lo que sea) según tu propio criterio de organización. Hay imágenes de todo tipo, desde cachorritos hasta mermeladas, no es únicamente de comida, pero se encuentran imágenes de este tema que enamoran. Existe también una página que creo es muy parecida llamada Pinspire, pero no tengo cuenta en ella. En Pinterest podéis encontrarme como Mónica Recetaparados.

I wanna nom


Se trata de una página americana que funciona a modo de índice de recetas con imágenes enlazadas a sus páginas de origen. Entre otras cosas, puedes buscar una receta según diferentes características: nacionalidad del plato, si es cena, aperitivo, bajo en grasa o sin gluten, entre otras muchas, además de contar con una clasificación según la valoración de los miembros de la página que ya han probado la receta. Las imágenes hablan por sí solas.

TasteSpotting


La presentación es muy parecida a la de Pinterest, con imágenes distribuidas a modo de tablero, en este caso únicamente relacionadas con la comida, que puedes clasificar por categorías (recetas, comida, bebida...). Lo que no está disponible es el poder crear tus propios tableros para guardar las fotos, sólo existe la opción de colaborar subiendo imágenes que un equipo filtrará para sólo publicar aquellas que cumplen con los requisitos y el nivel de bonitismo y perfección de la página. Si alguna imagen te gusta, puedes pinchar en ella y te llevará directamente a la página de origen, que normalmente suelen ser blogs y páginas dedicadas a la cocina y la reportería. A mi personalmente me tiene enganchada, no me canso de comer con los ojos.

Foodgawker



Es muy parecido a TasteSpotting, con imágenes sólo relacionadas con el mundo de la cocina, recetas y demás, pero te permite participar un poco más, ya que puedes marcar las imágenes como favoritas y atesorarlas en tu cuenta, además de añadir notas y etiquetas personales a cada imagen. Yo diría que Foodgawker, salvando las distancias que puedan existir, sería una mezcla de TasteSpotting y Pinterest.

Y este ha sido mi TopFour en cuanto a imágenes de comida se refiere. En todas ellas la calidad de las imágenes es inmejorable, no se puede negar que visitando cualquiera de ellas la boca se haga agua, aunque luego leas los ingredientes de algunas recetas y te dejen con la boca torcida ;)). Os animo a visitarlas y engancharos como yo!

8 oct. 2012

Lentejas estofadas viudas

Ya llegó el otoño hace exactamente 18 días mi estación del año preferida por muchas cosas: porque se acerca mi cumple, porque comienza a hacer fresquete y a llover - con moderación, en trombas no, por favor- se acumulan muchos puentes y acueductos de fiestas además de ser la antesala de la Navidad, y sobre todo, porque es época de pucheros, guisos y estofados.

Y no es que en verano no se pueda comer un buen plato de cocido o una sopa, pero parece que con el frío, el cuerpo te pide puchero con mas ganas. A si que para estrenar el otoño haga frío o calor allá donde estés, propongo un buen plato de lentejas...




... que si quieres las comes y si no las dejas también. O eso me decía mi madre cuando era pequeña y me negaba rotundamente a tragarlas. Y que no había manera, oye, que era ver en la mesa un plato de lentejas o de alubias, o de cualquier alimento con aspecto leguminoso y no había santa manera de que me entrasen. Todo eran lloros y pataleos y legumbres por doquier menos en el estómago de la nena. Y la nena se traumatizó, y la mama la dió por perdida. Y un día cuando la nena ya no era tan nena y llevaba encima más hambre que un perro chico, se comió un plato de lentejas y le supieron a gloria bendita, y así sin más, se acabó la tontería. Y la mama dijo "mira que te lo he dicho veces, cabezota, que eres una cabezota...". Ains, las mamas, que razón llevan casi siempre, copón.

Y desde aquel día que me comí un plato de lentejas y me estuvieron divinas, y las siguientes que me comí sólo para probar si era cosa del azar o ese era su verdadero sabor también me estuvieron divinas, las legumbres en general, y las lentejas en especial, pasan por mi cocina al menos una vez por semana.

Para hacer lentejas estofadas viudas para dos personas vamos a necesitar:

  • 1 cebolla
  • 1 diente de ajo
  • 200 gr de lentejas (100gr por persona)
  • 1 cucharadita de pimentón
  • 1 hoja de laurel
  • Aceite de oliva virgen
  • Sal

Picamos la cebolla y la ponemos en la olla que vayamos a utilizar para cocinar, con unas tres cucharadas de aceite y una pizca de sal. Pochamos unos 5 minutos, y añadimos el ajo picadito, la hoja de laurel partida por la mitad, el pimentón, la sal y las lentejas escurridas, que abremos tenido en remojo desde la noche anterior. Hay mucha gente que las lentejas no las pone en remojo, eso a gusto de cada uno. Removemos todo un poco para que se mezcle bien.

Añadimos agua (no añadiremos el agua en la que hemos tenido las lentejas en remojo, esa la tiramos) hasta que cubra las lentejas aproximadamente un dedo por encima. Ponemos la olla a fuego fuerte hasta que empiece a hervir, entonces tapamos y dejamos a fuego lento y constante durante una hora y media más o menos, según nos guste el grado de cocción de las lentejas.

Si decides hacer lentejas en olla express el procedimiento es el mismo en cuanto a la preparación de los ingredientes, pero el tiempo de cocinado se acorta, una vez que empieza a salir el vapor contamos de 15 a 25 minutos (depende de la olla y de como nos guste el acabado final) y tendremos listas nuestras lentejas.